El Exynos 2400 ha salido tan bien que Samsung ya piensa en el Exynos 2500 del Galaxy S25. Y Qualcomm observa con atención

Los Galaxy S22 fueron un punto de inflexión para Samsung. Fueron el detonante que hicieron que se replantearan su estrategia con los procesadores y evidenciaron que no podían seguir llevando los Exynos de desarrollo interno en Europa mientras que en otros territorios montaban los chips más potentes de Qualcomm. ¿El motivo? La competencia en Europa les comía la tostada en potencia y eficiencia.

Por eso, los Galaxy S23 en todos los territorios montaron los Snapdragon 8 Gen 2, dando tiempo a la factoría Samsung a volver por la puerta grande con los Exynos 2400. Estos Exynos se han montado en los Galaxy S24 y Galaxy S24+, y parece que el nuevo proceso de fabricación ha salido tan bien que Samsung tiene planes de seguir el desarrollo de su SoC para futuras generaciones. De este modo, el Exynos 2500 de los Galaxy S25 volverá a apostar por la tecnología FOWLP.

Espera, espera, ¿qué es eso de FOWLP?

Aunque con los Exynos del pasado pudiera no parecerlo, Samsung es una de las compañías más potentes en lo que a fabricación de semiconductores se refiere. Son una de las potencias en este sentido, pero en cierto punto, las cosas se torcieron y TSMC empezó a comerles la tostada.

De hecho, Samsung ha fabricado chips de Qualcomm como los Snapdragon 888 o los Snapdragon 8 Gen 1. Fueron dos procesadores extremadamente potentes en su momento, pero ambos tuvieron serios problemas de disipación de calor que demostraban que Samsung podía hacer chips potentes, pero la eficiencia a la hora de disipar era otro cantar.

Qualcomm confió en TSMC para el Snapdragon 8 Gen 1+, el Snapdragon 8 Gen 2 y el Snapdragon 8 Gen 3 debido al proceso de fabricación más pulido y avanzado de la compañía taiwanesa. Ese revés que supuso para Samsung el perder el contrato con Qualcomm y el año de parón en el desarrollo de Exynos ha servido para que la compañía coreana vuelva por la puerta grande.

Los Exynos 2400 están demostrando ser procesadores muy eficientes y, pese a estar fabricados en un proceso de 4 nanómetros, son buenos SoC para la gama premium, sobre todo en lo que a NPU se refiere. Eso sí, sigue faltando un poquito, lo que se evidencia cuando vemos que Samsung ha optado por el Snapdragon 8 Gen 3 para todos los Galaxy S24 Ultra, independientemente del territorio.

El Exynos 2400 con el proceso de fabricación FOWLP

Ahora bien, el Exynos 2400 es el primer SoC fabricado con la tecnología FOWLP. Son las siglas de ‘Fan-out Wafer Level Package’ y es algo muy interesante porque, a grandes rasgos, supone colocar directamente el semiconductor en la oblea sin utilizar una PCB (una placa de circuito impreso).

Esto puede parecer una locura, pero como la propia Samsung confirmó en su portal dedicado a su factoría de semiconductores, es algo que permite grandes mejoras. Lo primero es que, al eliminar la PCB, hay más espacio para las conexiones E/S, lo que permite que las señales eléctricas se muevan a más velocidad, manteniendo la eficiencia.

Además, como la base es mayor, pero también el paquete es más delgado, la eficiencia energética es mejor, con un 23% más de resistencia al calor cuando se ejecuta un núcleo y una mejora del 8% cuando se usan varios núcleos.

Que el SoC sea más delgado, también favorece la disipación más eficiente y, al tener una base mayor, pueden introducirse más núcleos con menor frecuencia individualmente, pero que operen de forma conjunta más eficientemente que núcleos más grandes, pero menos numerosos.

Está claro que se trata de una solución diferente y sí, este Exynos 2400 está fabricado en una litografía de 4 nanómetros frente a los 3 nanómetros de rivales como el Apple A17 Pro o el citado Snapdragon 8 Gen 3, pero son tecnologías muy diferentes. El Dimensity 9300 también está fabricado en 4 nm con el proceso de tercera generación de TSMC.

Hechas las presentaciones, parece que esta tecnología FOWLP está complaciendo a Samsung, tanto que, como leemos en el medio surcoreano Daily Hankooki, se espera que sea el elegido de nuevo para los próximos móviles premium de la compañía. Esto significa que el Exynos 2500 (si termina llamándose así) sería el SoC de los Samsung Galaxy S25

Eso sí, no hay que esperar ver este proceso de fabricación en móviles de gama alta y media debido a que es más caro desarrollar un SoC FOWLP que uno PoP convencional. Y, por otra parte, el mismo medio surcoreano apunta que fuentes de la industria ven muy probable que Samsung vuelva a fabricar los Snapdragon de Qualcomm en un futuro.

De hecho, Qualcomm ya ha puesto a competir a TSMC y a Samsung para que presenten sus mejores prototipos de cara a la siguiente generación de Snapdragon (los Snapdragon 8 Gen 5, ya que los 8 Gen 4 estarían cerrados a estas alturas del año). Veremos qué ocurre porque, además, se espera que Samsung empiece a fabricar este 2024 sus nuevos Exynos con la segunda generación de la tecnología FOLWP de 3 nanómetros.

Sólo el tiempo dirá qué ocurre, pero está claro que una Samsung fuerte en el terreno de los semiconductores es una buena noticia para el sector.

About

Check Also

Descanse en Paz doña July Kattán (QDDG)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *