Saturday-Night-fever.jpg

Mitos y leyendas del Séptimo Arte

 

Películas inolvidables e igual cantidad de escenas antológicas, emocionantes, intensas, entrañables y duras, según los gustos y preferencias de cada quien, que han quedado grabadas en el imaginario colectivo, son los casos de: 1) “Fiebre de sábado por la noche” (Saturday Night fever), dirigida por John Badham en 1977. Alguien ya lo dijo, “El día en que «nació» Tony Manero, las discotecas no volvieron a ser las mismas. En todo el mundo el pasito del personaje de John Travolta quedó en la memoria colectiva hasta atravesar generaciones” (https://cambio21.cl/tendencias/).

 

“Un filme que entró en la historia por algo más que lanzar al estrellato a Travolta, ya que impulsó el movimiento Disco por todo el mundo convirtiéndose en un fenómeno sociocultural que cambió drásticamente el estilo de vida por aquella época…Pantalones con botamanga, camisas coloridas de cuellos larguísimos, cinturones de grandes hebillas, cultura pop, los gritos de los Bee Gees. Saturday Night Fever llegó a los cines de los Estados Unidos el 12 de diciembre de 1977 y nunca más se fue”. Quentin Tarantino decidió homenajear de algún modo la mítica película con una escena que resultó al final icónica en “Pulp Fiction” (1994), donde el matón Vincent Vega (John Travolta), baila con Mia Wallace (Uma Thurman), al ritmo de You never can tell’, de Chuck Berry, que todavía sigue viralizándose. La secuencia del baile que se exhibe, es tomada de un canal de videos, llamado “José Antonio”, (Véase www.youtube.com).

2)Alien: el octavo pasajero”, dirigida por Ridley Scott en 1979. Destacan dos escenas. La primera, el nacimiento de El Alien o Xenomorfo, que sale violentamente del pecho de Kane (John Hurt), matándolo de inmediato, y escapando para ocultarse en la nave. Y la segunda, la escena en la que Ripley (Sigourney Weaver) estando en la lanzadera preparándose para entrar en hipersueño y escapar de la destrucción de la nave Nostromo, descubre que el Alien también se encuentra allí, por lo que procede, dentro de una cápsula, a ponerse en forma pausada y sigilosa un traje espacial, y la cámara del director, cual escena erótica, retrata su escultural cuerpo femenino, luciendo un bikini de infarto… acto seguido, Ripley se apresta a despresurizar el área al abrir la escotilla logrando expulsar al monstruo al vacío.

3)10, la mujer perfecta”, comedia estadounidense, dirigida por Blake Edwards en 1979, y convertida en una de las películas más emblemáticas de la década del ´80. A Bo Derek, mito erótico del séptimo arte, le bastaron un par de escenas para erigirse en icono, “conquistando un público juvenil con la imagen de ella corriendo por la playa en cámara lenta, con una malla de color muy claro, en tono nude, y la piel bronceada. Lo que la caracterizó, además de su belleza, fue el peinado original que se impuso a partir de ese momento. Se trataba de trenzas muy finitas, que tomaban todo su cabello”. Rita Márquez. https://viapais.com.ar/

 

“Así que su personaje de Jenny Miles, un sueño e ideal de belleza femenina, no solo volvía loco al atribulado protagonista de “10, la mujer perfecta”, el compositor George Webber (Dudley Moore), dispuesto a dejarlo todo para seguirla, pese a saber que ella estaba de luna de miel, hasta las playas mexicanas de Manzanillo, sino también a millones de espectadores, hombres y mujeres, de todas partes del mundo”. Carles Rull. https://www.20minutos.es/cinemania/. Por supuesto, no menos atractivo tiene la escena desnuda en la cama con el “Bolero de Ravel” sonando, una y otra vez, de fondo.

                                    4) De “El resplandor”, adaptación de la novela homónima de Stephen King, dirigida por Stanley Kubrick en 1980, cómo olvidar el rostro demencial de Jack Nicholson (en el papel de Jack Torrance) persiguiendo a su esposa Wendy (interpretada por Shelley Duvall), por las escaleras y pasillos del Hotel Overlook, situado en las montañas de Colorado, y posteriormente haciendo un agujero con un hacha en una puerta de baño, donde ésta se ha refugiado.

 

Enseguida, Nicholson, asoma la cabeza por el hueco y pronuncia «¡Aquí está Jack!», mientras Wendy grita de terror, y le hiere con un cuchillo en el momento en que Jack introduce el brazo para desbloquear el pestillo. 5) “E.T.”, dirigida por Steven Spielberg en 1982. Una de sus escenas más emocionante es aquella en la que Elliott (Henry Thomas) vuela con E.T. en bicicleta con la luna de fondo mientras suena la famosa banda sonora de John Williams. Icónica escena que ha llegado incluso a convertirse en el logotipo de Amblin Entertainment, la productora del célebre realizador.

Película mujer de rojo

6)La Mujer de rojo”, dirigida por Gene Wilder en 1984, es un remake de la película francesa “Un elefante se equivoca enormemente”, dirigida en 1976 por Yves Robert. Si hay algo que destacar en esta comedia menor, es la escena que protagoniza Charlotte (Kelly Le Brock), cuyo vestido de color rojo se levanta por una ráfaga de aire que viene de una salida de humos en el suelo del parqueo del edificio donde laborará como modelo, enseñando una infartante prenda interior del mismo color.

 

Escena que la convirtió en uno de los símbolos sexuales de los 80, rodada en el mejor de los recuerdos de una secuencia protagonizada a su vez por Marilyn Monroe, en la película de Billy Wilder, “La tentación vive arriba” (1955). En dicho filme, para combatir el calor del verano en Nueva York, Marilyn se detiene sobre una rejilla del metro de Lexington, “disfrutando del viento que procede del subsuelo y que levanta su vestido de volantes, de color blanco níveo y con un pronunciado escote halter, pieza que destacaba las curvas de la actriz gracias a su ajustada cintura, y que fue subastado por más de 4,6 millones de dólares”. Elena M. Medina. https://fashion.hola.com/

 

El diseño de vestuario de Charlotte en “La Mujer de rojo” es obra de Ruth Myers, que creo “para Kelly LeBrock un vaporoso vestido de cuello barco que dejaba a la vista los hombros de la actriz y que, vaporoso en su parte inferior, estaba concebido para sugerir lo que había debajo…

Le Brock llevaba además unos zapatos de corte salón y una cartera de mano igualmente carmesí”. Raquel Peláez. https://smoda.elpais.com/ ¡Una bomba sexual! Por donde se la vea. 7)Karate Kid”, dirigida por John G. Avildsen en 1984, tiene en el combate final lo mejor de la película. Se trata de la escena que va a decidir al campeón del torneo de karate. Un duelo entre Daniel LaRusso (Ralph Macchio), y su enemigo Johnny Lawrence (William Zabka), a quien logra vencer aplicando la técnica de la grulla, que consiste en sostenerse con una pierna, elevar los brazos y propinar una espectacular patada en pleno rostro al adversario que tenemos por delante.

                                    8)Dirty Dancing”, dirigido por Emile Ardolino en 1987. A destacar la escena final en la que Frances Houseman (Jennifer Grey) y Johnny Castle (Patrick Swayze), bailan al ritmo de esa pegajosa melodía, (I’ve Had) “The Time Of My Life”, de Bill Medley y Jennifer Warnes.

 

Fuente

adminMitos y leyendas del Séptimo Arte
Share this post

Related Posts