Amarga-pesadilla.jpg

La América profunda…precedentes (1/2)

José María Leiva Leiva

 

Las películas o documentales referidas a esta América Profunda, suelen darnos, casi siempre, un retrato cargado de estereotipos negativos de los blancos pobres del medio rural, evidenciando por lejos una cultura estadounidense donde se aprecia la desigualdad de oportunidades con otro buen segmento poblacional que viviendo en zonas de confort urbana goza de mayores y mejores privilegios en áreas como la salud, la educación superior y los puestos de trabajo.

 

Ilustremos lo antes dicho, con los siguientes ejemplos: 1) “Las uvas de la ira”, basada en la novela de igual título escrita por John Steinbeck en 1939, y dirigida un año más tarde, por John Ford, donde apreciamos las penurias de la familia Joad, humildes agricultores de Oklahoma que ante el incumplimiento del pago de hipoteca, debido a la gran sequía, son desahuciados de su propiedad por el banco, por lo que deciden, a la cabeza de Tom Joad (Henry Fonda), -segundo hijo y líder del grupo, quien acaba de regresar a casa tras cumplir una condena en prisión-, emprender un viaje hacia California, la tierra prometida.

 

Sin embargo, el país estaba sumido en una crisis económica general tras el crac del 29, por lo que los cientos de miles de “Okies” (campesinos afectados por el Dust Bowl) que llegan a la tierra prometida junto con los Joad, “no encuentran ni el trabajo ni la prosperidad que esperaban, sino privaciones y, sobre todo, humillaciones por parte de los poderosos, que agravan su situación personal”, véase Rómulo Parra en https://www.aboutespanol.com/

 

                                   2) “La última película” (The Last Picture Show), dirigida por Peter Bogdanovich en 1971, es una adaptación de la novela homónima y semiautobiográfica de Larry McMurtry publicada en 1966. Bellísima reflexión sobre el paso del tiempo que toma como pretexto la desaparición del cine en una pequeña población de vida monótona de la América profunda, llamado Anarene, Texas, en el que se entrelazan las vidas de varios personajes entrañables, pero… llenos de miserias e insatisfacciones. Entre ellos destacan dos amigos, Sonny (Timothy Bottoms) y Duane (Jeff Bridges), más, Jacy Farrow (Cybill Shepherd), la novia de Duane.

 

3) “Amarga pesadilla” (Deliverance), dirigida por John Boorman en 1972, narra la historia de cuatro amigos, empresarios de Atlanta: Ed Gentry (Jon Voight), Lewis Medlock (Burt Reynolds), Bobby Trippe (Ned Beatty) y Drew Ballinger (Ronny Cox) quienes un fin de semana deciden aventurarse y descender un río en piragua en el remoto norte del estado de Georgia y disfrutar del paraje natural antes de que el valle del río (llamado ficticiamente Cahulawassee) sea inundado por la construcción de una represa generadora eléctrica. Desde un primer encuentro se van a dar los primeros choques entre estos citadinos y los habitantes del valle, pobres y con una mínima educación.

Incluso, algunos  de ellos particularmente salvajes. Tanto así, que un par de estos hombres poco civilizados de la montaña (Hillbillies) alcanzan a Ed y a Bobby, atando al primero a un árbol, mientras violan a Bobby ordenándole «gruñir como un cerdo», en una de las escenas más grotescas e impactantes de este filme de culto rodado en los estados de Georgia, Carolina del Sur y Carolina del Norte, donde la supervivencia y el contacto íntimo con la naturaleza, vuelven a estar presentes como temas principales, al igual que ocurriera en “Infierno en el Pacífico” y “La selva esmeralda”.

 

Dos datos adicionales: El film está basado en la novela homónima del escritor James Dickey, quien tiene un pequeño papel como el sheriff de esa región. Y lo segundo, ese maravilloso duelo de banjos interpretado por Drew y “un extraño chico discapacitado mentalmente pero muy habilidoso con el banjo, y que fue interpretado por un joven actor ocasional, Billy Redden, al que un banjista doblaba en los planos cortos”. Wikipedia.

 

                                   4) “Arde Mississippi” (1988), de Alan Parker. Ambientada en 1964, nos sitúa en el pequeño pueblo de Jessup del estado sureño de Mississippi en los Estados Unidos, donde el racismo está profundamente arraigado y el Ku Klux Klan reivindica violentamente la supremacía blanca. Allí, desaparecen tres activistas por los derechos civiles. Dos de ellos son judíos de raza blanca y el tercero es afroamericano. Dos agentes del FBI (Willem Dafoe y Gene Hackman) se harán cargo de la investigación. Sin duda, la cinta de Parker, “es un excepcional canto contra el racismo, la intolerancia y el odio más extremo que los blancos tienen hacían los negros en la América más profunda”.

 

                                   5) “Los Beverly Ricos”, (The Beverly Hillbillies). Película cómica de 1993, dirigida por Penelope Spheeris. Está basada en la serie del mismo nombre que fue emitida desde 1962 hasta 1971, sobre los Clampett, una familia de montañeses pobres de Arkansas que, convertidos en millonarios tras encontrar petróleo en sus tierras, se van a vivir a Beverly Hills. Allí, a pesar de su nueva condición de ricos, les será imposible esconder sus rusticas costumbres, acento y modales. Y por si fuera poco, varios estafadores tratarán de arrebatarles su inmensa fortuna valiéndose de varios artilugios y engaños, que al final siempre son desbaratados por la secretaria del clan, entre quienes sobresale la abuela Daisy (la recientemente fallecida Cloris Leachman) y su preciosa y sensual nieta Elly May (Erika Eleniak).

 

                                   6) “Fargo”, dirigida por los hermanos Ethan y Joel Coen en 1996, es un extraordinario thriller negro ganador de dos Oscars (Mejor actriz y Mejor guión original), que narra la historia de Jerry Lundegaard (William H. Macy) un vendedor de automóviles de una pequeña ciudad de Minnesota que se encuentra lleno de deudas y problemas económicos, por lo que decide llevar a cabo un plan malvado: contratar a dos criminales (Steve Buscemi y Peter Stormare) para que secuestren a su mujer, Jean (Kristin Rudrüd) y pedir un importante rescate a su millonario padre, Wade Gustafson (Harve Presnell).

Sin embargo, lo que parecía un trabajo sin mayores complicaciones termina desembocando en una serie de crímenes, provocando que la autoridad policial, a la cabeza de Marge Gunderson (Frances McDormand), la jefe de policía de la localidad comience a investigar de cerca y el plan de Jerry quede al descubierto. En su elogio me quedo con estas palabras del sitio https://www.abc.es/play/: “Una de las películas más exitosas de los hermanos Coen. Basándose en un hecho real ocurrido en 1987, construyeron una comedia negra y casi surrealista a la que dotaron de un estilo visualmente fascinante, jugando siempre con los encuadres y con el omnipresente color blanco de la nieve que lo rodea todo”. Agrego: Fascinante obra de culto.

Fuente

adminLa América profunda…precedentes (1/2)
Share this post

Related Posts