José Trinidad Cabañas: Un presidente futurista

  José Trinidad Cabañas: Un presidente futurista

Por Armando Cerrato

Un día como hoy, 9 de junio, pero de 1805, nació en Tegucigalpa, José Trinidad Cabañas, el hombre más honesto que hasta hoy ha dado Honduras al mundo que le conoce mejor como el “caballero sin tacha y sin miedo”.

José Trinidad Cabañas

José Trinidad Cabañas

Sus padres José María Cabañas Rivera y Juana Fiallos, le bautizan y asientan en el Registro Parroquial como español el mismo día de su nacimiento, lo que le valió para ser aceptado en el entonces exclusivo Colegio Tridentino de Comayagua, donde estudió Gramática, Latín y Matemáticas.

Pese a su valiosa cultura, que nunca dejó de cultivar, el joven José Trinidad ayudaba a su padre a conducir ganado a Guatemala de donde se exportaba a los Estados Unidos de América.

En 1827 cuando las fuerzas de Justo Milla invaden Comayagua y derrocan al gobierno de Dionisio de Herrera, presta su cooperación en la defensa del gobierno.

Luego se alista en el Ejército Federal comandado por el General José Francisco Morazán Quezada y es soldado en la Batalla de La Trinidad el 11 de noviembre de 1827. Se gana a pulso y valentía sin par cada uno de los grados militares hasta llegar a general, participa en todas las campañas y batallas que libró el General Morazán, a grado tal que el plomo ardiente de las balas disparadas por los enemigos de la unión centroamericana mordieron su carne en varias oportunidades.

Su lealtad y su arrojo le llevaron siempre a cumplir con la misión de cubrir la retirada del campo de batalla del General Morazán, con su magnífica estrategia de romper filas, lanzándose temeraria y decididamente de frente contra el enemigo que además de temerle le admiraba. Es nombrado diputado a la Asamblea Constituyente de 1830.

 

dionisioEl 13 de noviembre de 1839 triunfa en la Batalla en el Sitio de la Soledad, en inmediaciones de Tegucigalpa, sobre las fuerzas del general Francisco Zelaya y Ayes. Es derrotado el 31 de enero de 1840 en el sitio de Los Llanos del Potrero, por Francisco Zelaya y Ayes.

Participa en la retirada de Guatemala en 1840. Sale de Costa Rica en 1842 tras el fusilamiento del General Morazán, al que no pudo rescatar al recibir mala información sobre el sitio de su prisión. Ministro de Guerra en diciembre de 1850. Vencido en la Batalla del Sitio de San José de la Arada el 2 de febrero de 1851.Se refugia en El Salvador.

Residiendo en la ciudad de San Miguel, en la República de El Salvador fue comunicado por una comisión de senadores formada por Francisco López, Vicente Vaquero y León Alvarado, de los resultados de las elecciones celebradas en Honduras a finales de 1851, en donde los resultados le eran favorables.

La Asamblea Legislativa de Honduras le envió el Decreto de Elección como Presidente Constitucional de Honduras. Presta la promesa de ley y toma posesión del cargo el 1 de marzo de 1852. En calidad de vicepresidente se elige a José Santiago Bueso. El término presidencial se fijaba hasta el 18 de octubre de 1855.

Rafael Ferrera

Rafael Carrera

Cabañas en su gobierno hace esfuerzos significativos para mejorar el cultivo de café, hoy uno de los productos de mayor exportación de Honduras. Decreta la gratuidad en la educación pública y promueve el sostenimiento por el Estado de las primeras cincuenta escuelas de instrucción primaria del país, el 23 de junio de 1853 firma la primera contrata para la construcción de un ferrocarril interoceánico, acariciado por el pueblo hondureño, y nombra a José Francisco Barrundia, ministro plenipotenciario en Washington.

La asamblea constituyente de Centroamérica reunida en Tegucigalpa el 13 de octubre de 1852, con el objetivo de restablecer la Federación le nombra presidente provisional, pero declina el cargo, y es el vicepresidente Pedro Molina quien asume la responsabilidad de celebrar asambleas en El Salvador y Nicaragua sin éxito alguno.

El presidente guatemalteco Rafael Carrera, enemigo jurado de la Federación estaba empeñado en derrocar al general Cabañas y en el año de 1853 comienza a hostigarle, por lo que Cabañas deposita la Presidencia de Honduras del 9 de mayo al 31 de diciembre de 1853, para dirigir en forma personal la campaña militar contra Guatemala e instala en Gracias, hoy ciudad cabecera del departamento de Lempira, su cuartel general.

Retorna a la Presidencia el 1 de enero de 1854 encontrándose en situación difícil, y por ello en julio de ese mismo año envía una columna militar a Nicaragua al mando del general Francisco Gómez, quien muere atacado por el cólera el 25 de julio de 1854, sin lograr el objetivo de imponer en el gobierno de aquel país a partidarios de la Federación.

Francisco Morazán

Francisco Morazán

Rafael Carrera vuelve al ataque en 1855 con mucha fuerza y derrota las fuerzas de cabañas en Los Llanos de Santa Rosa y Gracias el 6 de julio de1855 y le aplasta luego en las batallas de Masaguara (cerca del valle de Jesús de Otoro) el 6 de octubre de 1855, el ejército guatemalteco era jefeado por el general Juan López.

El vencedor guatemalteco de Masaguara, general Juan López, llama al vicepresidente de Honduras Santiago Bueso a desempeñar la titularidad del Ejecutivo el 18 de octubre de 1855, pero este, argumentando razones de enfermedad deja la Presidencia en manos del senador Francisco de Aguilar el 8 de noviembre de 1855.

Cabañas se refugia nuevamente en El Salvador, luego viaja a Nicaragua en busca de ayuda para recuperar la Presidencia de Honduras, pero no obtuvo apoyo del presidente nicaragüense Patricio Rivas quien se encontraba bajo la influencia del filibustero estadounidense William Walker.

José Trinidad cabañas Fiallos regresa a El Salvador y es ministro y presidente de El Salvador en octubre de 1855, luego gobernador civil y militar de San Miguel en 1859-1863. Regresa a Honduras en 1867 y es nombrado por la administración del presidente José María Medina como Intendente de la Aduana de Trujillo.

José Trinidad Cabañas, vivió el resto de sus días en extrema pobreza en Comayagua rechazando una pensión vitalicia que le aprobó el Congreso y teniendo como único haber guardado en un arcón una camisa de remuda.

La República de El salvador le dio el nombre de “Cabañas” a uno de sus departamentos.

José Trinidad Cabañas falleció en Comayagua el 8 de enero de 1871. Sus restos descansan en la iglesia de San Sebastián de esa ciudad.

 

 

Visitas: 178